Tomás Loyola

Que nadie te machaque la vida
Fotografía: @sharonlopez
influyo © shanon lopez / tomás loyola

En 2020 —aunque resulte duro y sonrojante aceptarlo—  todavía hay demasiados jóvenes en España que por su forma de sentir y entender la vida, por su identidad de género o su orientación sexual, se sienten terroríficamente solos en el fondo de un pozo oscuro. En la adolescencia, esa edad alocada en la que casi todo debería ser divertido, hay demasiadas personas que se sienten solas y excluidas. Y luego está ese otro tipo de personas, que se creen superiores y se autoproclaman normales, que reaccionan ante lo que no es como ellos: insultando, acosando y haciendo daño —también están los perdonavidas que, sin ser tan agresivos, causan el mismo mal absolviendo lo que no es como ellos con fluorescente condescendencia—. Afortunadamente, todo sabemos que este último grupo, el de los ignorantes e incapaces de aportar a la sociedad, cada vez es más insignificante. Pero hacen daño, demasiado.

Hoy, en la semana de lesbianas, gais, bisexuales, transgénero, transexuales, travestis, intersexuales, queer y más (añádanse aquellos colectivos no representados en las siglas anteriores), hablamos con el periodista Tomás Loyola (Talca, Chile, 1976), presidente de It Gets Better España (Todo mejora), una asociación de gente voluntariosa a la que no le mueve el dinero, solo que tú, si te sientes mal por ser tú, encuentres la fuerza necesaria para salir adelante con la cabeza bien alta. Y, además, en serio, ¿quién en su sano juicio quiere perder el tiempo siendo ‘normal’?

¿Qué es It Gets Better?
Somos una asociación sin ánimo de lucro que llega a España llega en 2014, aunque realmente nació en 2010 en Estados Unidos como respuesta a una ola de suicidios entre adolescentes propiciada, mayormente, por cuestiones de acoso en las aulas relacionados con temas de diversidad. Dos amigos, Dan Savage y Terry Miller, grabaron un vídeo casero que se hizo viral en el que le decían a la gente joven que, aunque se encontrasen en un momento terrible, tarde o temprano, todo mejoraría… its gets better. Y ese mensaje de esperanza se hizo global.

¿Qué te llevó a entrar en la asociación?
Entré en 2016. Fueron ellos los que me llamaron, me convocaron a una reunión. Yo tenía un proyecto personal con una filosofía muy similar.

«Estaba escribiendo un libro en el que reunía diferentes historias de personas que lo habían pasado mal y el mensaje final venía a ser el mismo, que todo mejora»

Estábamos tomando un café y a la mitad del café yo ya estaba absolutamente entregado a su causa. Me propusieron integrar mi proyecto en la asociación. A los seis meses me asignaron el área de comunicación y contenidos y así, poco a poco, hasta ahora que soy su orgullo presidente.

¿Cuánta gente trabajáis en It Gets Better?
Somos dieciséis voluntarios, ninguno de nosotros cobra o tiene una nómina. Es un número pequeño, pero esperamos seguir creciendo porque la cantidad de trabajo es ingente. Tenemos muchos proyectos en mente que hay que sacar adelante.

El acoso por cuestiones de identidad sexual siempre ha existido, es obvio, pero ¿es posible que al calor de las redes sociales esté yendo a más?
Lo que está claro es que internet y las redes sociales han facilitado el acoso, ahora ya no hay ni que dar la cara para hacerle daño a alguien, la impunidad puede ser casi absoluta; aunque, por otra parte, y afortunadamente, hoy ya todo se puede rastrear. A medida que la diversidad ha ido avanzando también han aumentado los movimientos de rechazo. Parece que hay más casos, pero lo que realmente creo que pasa es que ahora todo en más visible.

El Ayuntamiento de Madrid del popular Martínez-Almeida ha desplazado la bandera gay —que tradicionalmente presidía la fachada durante la semana del Orgullo— a un lateral. ¿Un pasito pa’delante, un pasito pa’atrás?
Sin ánimo de polemizar, todos tenemos claro de qué va este ayuntamiento y que cada partido político tiene sus prioridades. Pero lo cierto es que Madrid es una de las capitales mundiales más importantes en la lucha por los derechos del colectivo LGTBIQ+. Siendo positivos: al menos estamos, que ya es algo.

«Ellos verán si quieren posicionarse cerca o lejos de la diversidad»

A través de vuestra web y vuestras redes lanzáis contantemente mensajes de apoyo para que todos esos jóvenes que no lo tienen fácil no se sientan solos. ¿Un mensaje de estas características puede salvar una vida?
Nuestro objetivo es lanzar mensajes positivos y esperanzadores, esa es nuestra misión. Es cierto que algunas asociaciones cercanas a la nuestra, más centradas en denunciar los casos de violencia pura y dura, nos considerán un poco happy flowers. De hecho, nos lo han dicho. Pero esa no es nuestra misión, para eso ya hay grupos mucho más preparados y con los recursos necesarios. Nuestra vocación es transmitir esperanza y mensajes positivos que, efectivamente, pueden salvar una vida.

¿Todo cobra sentido cuando alguien os escribe y os dice: “ver vuestro vídeo me ayudó”?
Cuando eso ocurre es cuando nos damos cuenta de que el trabajo está hecho, de que nuestro esfuerzo ha servido para que alguien salga adelante. No te puedes imaginar lo mucho que eso recompensa. Nos llena de energía para seguir.

La otra gran realidad es que las nuevas generaciones, la gente más joven, viene con el chip de la igualdad y el respeto bastante integrado.
Así es. Es una generación que está creciendo con la palabra diversidad y eso es maravilloso, pero no demos por hecho que esa seguridad y tranquilidad esté al alcance de todos. El acoso sigue ahí y los suicidios entre adolescentes también. Hemos avanzado y lo celebramos, pero aún perviven muchos estereotipos negativos. No solo es cuestión de edad, el entorno influye sobremanera en todo esto. No todo está conseguido, ni mucho menos. Si eres gay o lesbiana tienes bastante hecho, si eres bisexual estás a punto de tenerlo, pero aún hay grandes deudas pendientes con otras diversidades menos visibles como la transexualidad, la intersexualidad, etcétera.

«La diversidad es la gran asignatura pendiente, queda mucho por hacer»

Tomás Loyola, orgulloso presidente de la asociación sin ámino de lucro It Gets Better España @sharonlopez

¿Qué les decimos a los famosos LGTBIQ+ que permanecen ocultos, que no hacen nada?
En It Gets Better siempre estamos buscando famosos porque, de una manera u otra, son personas que entran en tu vida y en tu casa de forma directa y sencilla. Tienen un impacto muy directo por su posición —y esto no quiere decir que infravaloremos los testimonios de las personas anónima—. Por poner un ejemplo reciente: Pablo Alborán, que está siendo muy criticado por salir tan tarde del armario; pero da igual, tienen un público inmenso, aquí y en Latinoamérica, y el hecho de que salga y diga que ahora, por fin, puede ser completamente feliz porque ha reconocido que es gay es una gran victoria para todos. Pablo Alborán va a infundir valor a otras personas en su misma situación. Me quedo con lo positivo. Su historia va a tocar a alguien, aunque fuese a una sola persona ya sería suficiente. Yo le aplaudo.

Hablemos de la firma Levi’s y de cómo, bajo el lema Use Your Voice, se suma a vuestra causa poniendo el foco en la defensa de la igualdad, la inclusión y el progreso para erradicar el acoso escolar y promover la diversidad en las aulas. ¿La visibilidad de las grandes marcas es igual de importante que la de un famoso?
Sin duda. La historia de Levi’s es curiosa. Nos contactaron un día por si queríamos tener una reunión para conocernos y, la verdad, fue un flechazo. Nos entendimos muy bien y vimos que nuestras líneas de pensamiento están muy igualadas. Nos llevó un tiempo concretar, porque son una empresa muy grande, pero al final vimos que su lema Use Your Voice encajaba perfectamente con nuestra filosofía: empoderar a la gente para que cuente su historia y alce su voz. Nos están ayudando muchísimo a la hora de darnos a conocer a través de su última campaña protagonizada por nosotros. Estamos encantados, ellos y nosotros.

¿Qué hace un chileno peleón como tú en una España como esta?
Me vine a vivir a España hace 16 años y, después de una estancia breve en Mallorca, me instalé en Madrid. A las tres semanas conocí a mi marido y hasta hoy seguimos juntos. Lo que hago es luchar por lo que creo junto a un equipo de personas estupendas, sumado a mis trabajos relacionados con el ámbito de la comunicación.

Un abrazo a los amigos de It Gets Better

0%