Isabel Coixet

Conocerla es amarla
Fotografía: Malpaso Ediciones

En enero finalizó el rodaje de su nueva película, Nieva en Benidorm, cuyo montaje y postproducción ultima durante este verano. También acaba de publicar No te va a querer todo el mundo, un libro donde reúne más de un centenar de artículos que conforman una especie de novela autobiográfica por entregas. Isabel Coixet (San Adrián de Besós, 1960) confía en que tras la pandemia surja un mundo más amable, más humano, menos raro. Curiosa, maniática, tenaz, impulsiva, generosa, sensible, buena.

Como escribió Sabino Méndez y cantó Loquillo, Todo el mundo ama a Isabel. Bueno, quizás no todo el mundo porque a juzgar por el título de su nuevo libro, No te va a querer todo el mundo (Malpaso Ediciones), incluso ella pone en cuarentena esa opinión. Recluida en su casa del barrio de Gràcia, la directora catalana pasó el encierro de la distopía apocalíptica del Covid-19 «con resignación» y dejándose embaucar por «tutoriales de peluquería para cortar el flequillo», cuyos resultados, no demasiado afortunados, no dudó en compartir con humor en su Instagram bajo la etiqueta «pandemic looks». Como cantaron The Beatles, To know her is to love her.

¿Por qué titulas tu nuevo libro ‘No te va a querer todo el mundo’ si eres la más lista?
Jajaja ¿será por eso? Mira, este libro es el recuento de un colorido autosabotaje. Yo siempre pillaré el camino menos fácil y el más tortuoso hacia ninguna parte. Creo que a eso me refiero. Creo. 

¿Cómo has vivido la distopía vírica que nos ha tocado protagonizar? «Con resignación, con brotes de tristeza, con ataques de nostalgia, con enfado a ratos. Como he podido»

Dice el filósofo Josep María Esquirol que solo quien es capaz de soledad puede estar de verdad con los demás. ¿Estás de acuerdo?
Unos siglos antes ya lo dijo Montaigne y, teóricamente, es así. Pero no es verdad: yo vivo perfectamente en soledad y lo que me cuesta es vivir con los demás.

Entonces, ¿no has echado de menos estar con los demás?
Con algunos amigos sí, por supuesto. Ahora bien, no eché de menos ir a una playa llena de gente o a unos grandes almacenes o a un aeropuerto. O pasear por una plaza muy concurrida.

«Lo que realmente eché de menos fue sentir la brisa de abril en la cara. Ese aire fresquito y soleado. Y no, en el balcón no es lo mismo»

Isabel Coixet acaba de publicar No te va a querer todo el mundo, suerte de novela autobiográfica por entregas © Malpaso Ediciones

¿Cuáles son ‘aquellas pequeñas cosas’ (Serrat) que te aliviaron durante el confinamiento?
Hacer alcachofas confitadas. Ver vídeos de Serge Gainsbourg en la televisión francesa. Leer. Hacer playlists de música para amigos. Los memes que advierten que no nos cortemos el flequillo. Esas cosas. 

Durante esas semanas separada de tus amigos, ¿has pensado con mayor frecuencia en lo que representa la amistad en tu vida?
No. No hace falta. Siempre he sido muy consciente de lo que la amistad significa en mi vida. 

¿Has leído ‘Mis amigos’, de Emmanuel Bove?
Qué libro tan triste. Es la demostración palpable de que estar sediento de amistad es la peor manera para dejar de estar solo. 

¿Qué lecturas recomendarías para estos meses tan extraños, con tantas horas disponibles?
Toda la obra de Patrick Modiano. Sus personajes viven siempre suspendidos y flotando en una especie de limbo, como el que experimentamos ahora. Y también recomiendo escuchar Sex, la canción de The Necks; son cincuenta minutos de puro nirvana.

Hace casi diez años publicaste ‘Alguien debería prohibir los domingos por la tarde’, y ahora ‘No te va a querer todo el mundo’, una nueva recopilación de textos breves. ¿La escritura de artículos es para ti algo parecido a la novela real de tu vida pero escrita por entregas?
Totalmente. Me alegro que lo hayas pillado.

¿A qué tienes miedo? «A que se me acabe la curiosidad. Y a los destrozos que me hago con las tijeras en el flequillo»

En enero finalizaste el rodaje de tu última película, ‘Nieva en Benidorm’. ¿Tendremos que reformular nuestro ideario sobre la inefable ciudad alicantina?
Absolutamente. Benidorm engancha. 

Tras ‘Foodie Love’ —enhorabuena una y cien veces— producida por HBO, ¿tienes alguna serie esperándote en el horizonte?
Espero poder hacer la segunda temporada de Foodie Love. Crucemos dedos. 

¿Alguna película ajena poco conocida que creas que debería dejar de serlo?
Silent Souls, de Aleksei Fedorchenko. Amo esa película. 

¿Cómo desearías que fuera el mundo al terminar esta pandemia? «Como dice la letra de ‘La lista de la compra’, la canción de La cabra mecánica: más amable, más humano, menos raro»

¿Crees que dentro de muchos años acabarás en una residencia de ancianos o harás todo lo posible para evitarlo?
No lo he pensado. Yo preferiría acabar en una suite del Hotel Crillon de París, y con inagotables reservas de champagne millésime, a poder ser.

No te va a querer todo el mundo © Malpaso Ediciones

Isabel Coixet comenzó a hacer películas caseras cuando le regalaron una cámara de 8 mm por su primera comunión. Tras licenciarse en Historia, especializándose en los siglos XVIII y XIX por la Universidad de Barcelona, se dedicó a la publicidad y a la redacción de anuncios —¿a qué huelen las nubes?—, ganando infinidad de premios. Finalmente fundó su propia productora en 2000. En 1998, Coixet realizó su debut como guionista y directora que le supuso una candidatura a los premios Goya, en la categoría de Mejor director novel. El éxito internacional le llegó en 2003 con Mi vida sin mí. En 2005, con La vida secreta de las palabras obtuvo cuatro Goyas: Mejor película, Mejor director, Mejor producción y al Mejor guion. Durante la edición de 2015 del Festival de Málaga, se le otorgó el premio a toda una carrera, también en 2015 recibió el prestigioso premio del Ministerio de Cultura de la República Francesa que la distingue como Caballero de las Artes y las Letras.

0%