Xoel López

El rayo que no cesa
Fotografía: Mónica Figueras

Reivindica que su flamante nuevo disco es el más redondo de su carrera. ‘Si mi rayo te alcanzara’ nos invita a descubrir a un Xoel López (La Coruña, 1977) en estado de gracia que dice sentirse libre y mejor arropado que nunca gracias a su nueva banda, un grupo de elegidos —nada fáciles de encontrar— capaces de descifrar las complejas ideas que surgen de la mente de uno de los grandes referentes del indie patrio. Le ha llevado años, pero no cabe duda de que la espera ha merecido la pena.

Si el coronavirus no hubiese entrado en nuestras vidas, ahora estarías recién llegado de un concierto en San Fernando, Cádiz.
Sí, era el último concierto que teníamos programado y se canceló también. Fue un mazazo porque ya hasta febrero o marzo del año que viene no vamos a poder volver a tocar en directo, pero me quedo con lo bueno, que es que desde julio prácticamente no hemos parado. En este tiempo hemos dado 23 conciertos, así que no podemos quejarnos.

No está mal para los tiempos que corren. Tampoco lo está la carta de presentación de tu nuevo trabajo, ‘Si mi rayo te alcanzara’ (Sony). Se llama ‘El destello’ y, aunque parece presagiar que nos vamos a encontrar con una obra bastante intensa, resulta que en absoluto es así. ¿Por qué has elegido este tema para abrir?
Fue algo intuitivo, me lo pedía el cuerpo. Pero creo que también tuvo mucho que ver el hecho de que El destello es la única canción del disco que se desmarca un poco de lo que venía haciendo hasta ahora. Quería que lo primero que se encontrase la gente al reproducirlo por primera vez fuera algo novedoso, aunque luego se vayan a encontrar al Xoel de siempre.

«Me gusta jugar al despiste»

Luego llega ‘Tigre de bengala’ al rescate, que es uno de los temas más bailables del disco y nos atreveríamos a decir de tu carrera en solitario. En el videoclip, además se te ve muy a gusto. Cuesta creer que lo grabaseis durante el confinamiento.
Es muy curioso, porque en esta canción, que es anterior al confinamiento, aparecen referencias que llevan a pensar que se escribió durante los meses de encierro. Lo que sí grabamos en ese tiempo fue el vídeo, de hecho, se rodó íntegramente en una habitación de mi casa. Montamos un plató improvisado y, visto lo visto, no pudimos sacarle mayor rendimiento. De alguna forma, teniendo en cuenta las circunstancias y las limitaciones que teníamos, lo que queríamos transmitir es que hay que bailar a pesar de todo.

Xoel López o un artista en constante metamorfosis © Mónica Figueras

Desconocíamos por completo tus dotes de bailarín.
(Risas). Procedo del movimiento mod, lo abracé cuando tenía 14 o 15 años. Y ahí se baila mucho, sobre todo música negra como el ska o el northern soul, pero también el pop británico. Solo necesito que me empujen un poco para lanzarme a bailar, soy del 77 y cuando era niño veía bailar a menudo a mis padres y mis tíos. Es algo que me sale de forma natural. Me interesan todas las culturas que tienen que ver con la música y el baile.

Siento volver al tema del confinamiento, pero es que son tiempos muy difíciles para la cultura, la hostelería… para todos en general. Háblame del valor terapéutico de la música. ¿Crees que un disco como ‘Si mi rayo te alcanzara’ puede ayudarnos a sobrellevar mejor las consecuencias de la aparición de este virus?
En los tiempos que corren se habla muy poco de las emociones y yo lo que intento con mi música es dar rienda suelta a eso que llevo dentro.

«Y por supuesto que creo en el valor terapéutico de la música. La música es capaz de hacer mucho más transitables los malos momentos»

Todo el concepto de este disco tiene que ver con eso. Ese rayo liberador, que es incontrolable e inevitable, se origina en una tormenta, justo en el momento en el que más oscura está la nube. Luego está la idea de la comunión, de querer compartir eso con todo aquel que quiera sentir lo mismo.

Lo que parece estar alcanzando a todos en estos momentos es la ansiedad. Desde hace meses esa palabra está en todas partes. ¿Qué ha podido fallar?
Me considero una persona vitalista, me gusta pensar que la vida es bonita y hay que disfrutarla con sus cosas buenas y malas. Eso no quita que haya abrazado la tristeza cuando me ha tocado hacerlo durante una época, como todo el mundo.

«El mensaje que nos la llegado desde el primer momento de la pandemia tenía que ver con lo negativo, con el miedo. Y esto es algo demoledor a nivel psicológico, ha hecho muchísimo daño y conozco a gente que está pasándolo muy mal»

Si mi rayo te alcanzara (Sony) es el cuarto álbum de Xoel López tras su aventura como Deluxe (2001-2008) © Mónica Figueras

Eso nos lleva a pensar que estas canciones pueden funcionar incluso mejor en directo. ¿Las concebiste así en el momento de componerlas?
Sí que es cierto que el directo, esta vez, me ha podido condicionar más que en otras ocasiones. El disco lo compongo en medio de una gira y durante un momento muy dulce. Por primera vez siento que tengo la banda con la que siempre he soñado, gente de diferentes edades con gustos muy dispares y con una idea mucho más transversal de la música. Todo eso hace que sea un disco mucho más coral, más participativo y creo que, precisamente por eso, luego se llevará al directo de una forma mucho más natural.

Los cuatro adelantos que han ido saliendo de ‘Si mi rayo te alcanzara’ ya nos venían avisando de la variedad de estilos que íbamos a encontrar en tu nuevo trabajo. A esto hay que sumar que estamos en un momento en el que muchos artistas se empiezan a liberar de algunas ataduras y hacen cosas que antes eran impensables. ¿Tú te ves colaborando con un C. Tangana el día de mañana?
Sí, rotundamente. ¿Por qué no? Siempre lo he dicho, desde los 20 años. Tendría que ver cómo, cuándo, por qué, si realmente tiene sentido. Yo soy un cancionista, si me gusta una canción me da igual quién sea el autor. Y al revés, si alguien cercano a mí me propusiese hacer algo con una canción que no me gusta, o que no siento, no lo haría.

Hace unos días hablábamos con Alejandro Díez del cacao mental que tenía en la cabeza en la época de Los Flechazos —y que, creemos, sigue teniendo—. Ese batiburrillo que le llevaba a escuchar y a querer componer cosas muy diferentes. En tu caso, esto se multiplica por mil.
Me considero un melómano y Alejandro, para mí, fue un referente total cuando era más joven. Y sí, me pasa algo parecido a lo que le ocurre a él. De repente me ves escuchando rock psicodélico nigeriano de los 60 y al día siguiente te sorprendo con bossa nova, folclore gallego o el Umbrella de Rihanna, que me parece un temazo. (Risas).

«Procuro mantenerme alejado de los prejuicios y las ideas preconcebidas»

A sus 43 años, Xoel López defiende el batiburrillo de referencias que forman parte de su ADN musical. Las etiquetas unidireccionales ya no existen © Mónica Figueras

Lo que nos lleva a la canción ‘Alma de oro’, en la que presentas a ese talento de 22 años que responde al nombre de Ede. ¿Cómo surgió ficharla para la banda y que colaborase en este tema?
Ede es apuesta mía, ella ya formaba parte del grupo como corista y pensé que tenía que dar ese paso. Quería ofrecer al público algo que fuera más allá de la típica colaboración con un artista consagrado. La conocí gracias al Combo Viramundo, que es una especie de laboratorio musical a modo de grupo de versiones en el que participo. Ede ya es una más.

La guatemalteca Gaby Moreno te acompaña en ‘Catarata’. ¿Te has planteado alguna vez hacer un disco en plan duetos con alguna voz femenina?
No me lo he planteado, pero creo que sí podría hacerlo. Tampoco me importaría componer un disco para una voz femenina. Me siento especialmente a gusto cantando con ellas. Puede ser porque algunos de mis referentes son Marvin Gaye & Tami Terrel, Ike & Tina, Sonny & Cher… Me encantan los duetos de los años 60, y también es cierto que la mayor parte de la música que escucho la cantan mujeres.

Ya que estamos hablando de mujeres. ¿Quién es o, mejor dicho, quién era ‘Joana’, canción en la que pareces desangrarte?
No existe una Joana como tal. Pero la idea que representa sí que forma parte de mi vida.

«Nunca me ha gustado ser explícito, prefiero apostar por lo simbólico y lo poético»

De hecho, el título de esta canción viene de Xiana, que es como me iba a llamar yo de haber nacido niña. Mi madre estaba convencida de ello, ni siquiera tenía un nombre pensado para mí. A raíz de aquello yo un día decidí escribir algo para Xiana, esa mujer que nunca fui, y al final todo eso ha derivado en Joana.

«Rayo: cada una de las líneas, generalmente rectas, que parten del punto en que se produce una determinada forma de energía y señalan la dirección en que esta se propaga», RAE dixit © Mónica Figueras

La atmósfera ochentera de este disco no ayuda demasiado a la hora de definir tu música. Dentro de esa metamorfosis constante que es Xoel López, ¿en qué punto te encuentras?(Risas). Pues te diría que he pasado de crisálida a mariposa. Ahora mismo estoy en una fase de libertad en la que me siento más identificado con los colores. Me encantan los ochenta y últimamente estoy especialmente enganchado al Paul Weller de The Style Council.

«Me crie escuchando a The Cure, The Smiths, Depeche Mode, The Housemartins e, incluso, Mecano o Radio Futura. Los ochenta son parte de mi ADN»

0%