¿Qué ha pasado con mi vida?

Juan Ceacero
Fotografía: LUZ SORIA

A veces por las bravas —pero siempre desde la tenacidad y el compromiso—, Juan Ceacero (Úbeda, Jaen, 1983) ha conseguido que su nombre se pulse con mayúsculas en el teclado del teatro español. Actor y director, se considera a sí mismo un «agente doble» dentro de la profesión. Hoy, a sus 37 años, ha decidido echarle un pulso al tiempo para ver —veinte años después de aterrizar en Madrid— en qué se ha convertido aquel chaval de la prodigiosa década de los años 80 que fue y, de paso, preguntarse si aquellos años fueron realmente tan maravillosos.

Así nace ‘Cluster’, una puesta en escena experimental —firmada por La Compañía Exlímite— que busca respuestas a los interrogantes compartidos de los que ahora rondan los 40, esa generación nacida en democracia, talentosa y ultrapreparada que debería haberse comido el mundo y hoy (más o menos) acepta pulpo como animal de compañía.

Defensor a capa y espada del arte de la interpretación, Ceacero es un funambulista en equilibrio que ha sabido ofrecer nuevas pespectivas sobre una época quizá demasiado idealizada y manoseada y eso, en sí mismo, ya es todo un alarde.

¿Por qué tenía que existir ‘Cluster’?
Sentía la necesidad de hacer un espectáculo en el que la mayoría de los que ahora rondamos los 40 pudiéramos preguntarnos dónde estamos realmente. ‘Cluster’ significa literalmente cúmulo, agrupamiento.

«Este montaje es un viaje hacia el interior de nuestras pérdidas, conquistas y miedos»

Juan Ceacero: producto interior bruto ubetense y director de la compañía independiente Exlímite © Luz Soria

Personalmente, ¿necesitabas hacer balance?
Quería ver qué nos ha pasado desde que acabamos la universidad y empezamos a construir lo que hoy somos.

«‘Cluster’ es una especie de despedida de la juventud»

Necesitaba saber qué pasaría si mi yo de ahora pudiese encontrarse con mi yo de 20 años para hablar de nuestros sueños e intentar entender qué pasó con ellos.

¿Lo has conseguido?
He conseguido crear una especie de baliza que me sirve para identificar dónde estoy en lo personal y en lo artístico. El joven que llegó a Madrid para dedicarse a la interpretación es ahora otro. ‘Cluster’ es una obra bastante autobiográfica, lo que ocurre es que cuando transformas tus vivencias en escenas de un espectáculo todo se vuelve ficción. La obra va de lo individual a lo colectivo. Ahí están las pérdidas, los amores fallidos, los trabajos que me han construido…

«Todo es extrapolable, por lo que finalmente estamos ante un retrato generacional»

La dirección artística de ‘Cluster’ corre a cargo de Juan Ceacero; el actor Fernando Delgado-Hierro asume la dramaturgia textual y Paola de Diego se encarga del diseño plástico © Luz Soria

¿Los 80 fueron realmente ‘aquellos maravillosos años’?
Fue una década que nos permitió llegar a la mayoría de edad con un contexto muy favorable para construirnos como individuos.

¿Quizá fue una década que prometió demasiado a la primera generación nacida en democracia?
Los nacidos en los 80 fuimos la primera generación mejor preparada, la que primero se fue de Erasmus y la que primero pudo viajar todo lo que quiso. También fuimos la generación bisagra que protagonizó la transición entre lo analógico y lo digital.

Pero…
Pero pese a esas perspectivas tan positivas nos hemos tenido que enfrentar a frustraciones muy grandes.

«La letra pequeña era que íbamos a tener todas las dificultades del mundo para acceder al mercado laboral»

También hemos tenido que pelear y cuestionar los modelos de pareja heredados de nuestros padres y nos ha tocado encarar dos señoras crisis, la de 2008 y la presente.

Juan Ceacero en el último ensayo de ‘Cluster’. La obra se representa hasta finales de mayo en Espacio Exlímete (C/ Primitiva Gañán 5, Madrid) y en junio salta a Matadero (Plaza Legazpi 8, Madrid) © Luz Soria

¿Nos las prometíamos muy felices?
En cierto sentido, todo nuestro potencial y nuestra energía se volvió en nuestra contra. De ahí la obligación de enfrentarnos a nosotros mismos, a nuestros demonios. Por otra parte, somos una generación que se ha atrevido a explorar y a jugar con los excesos.

¿Cómo se saca adelante una compañía independiente y autofinanciada en plena pandemia?
(Risas). Enfrentándonos constantemente al más difícil todavía.

«Hay momentos en los que nos preguntamos si todo esto tiene algún sentido»

Lo bueno es que, por nuestra forma de trabajar y experimentar, cada uno de los integrates de Exlímite dispone de una herramienta muy poderosa para dar rienda suelta a su imaginario, a su universo particular. Creo que eso es lo que nos salva, eso y que cuando uno está más bajo el resto se encarga de subirlo.

Cuentas con una remesa muy potente de jóvenes actores. ¿Hay futuro en el teatro español?
En el teatro español siempre hay, ha habido y habrá talento. La cuestión es que la precariedad a la que estamos abocados hace que todo ese potencial se diluya. Poder disponer de un espacio como Exlímite es un privilegio y al tiempo una gran declaración de intenciones.

«Hacemos teatro por las bravas, pero con mucha tenacidad y compromiso»

¿Vivir del teatro es vivir en la cuerda floja?
Todos los que nos dedicamos a esto somos funambulistas.

«Lo nuestro es vivir en un constante equilibrio inestable»

‘Cluster’ está protagonizada por los actores —y cocreadores— Javier Ballesteros, Ángela Boix, Pablo Chaves, Leticia Etala, Beatriz Jaén, Ángel Perabá, Néstor Roldán y Belén de Santiago © Luz Soria

¿Dirigir teatro es difícil?
(Risas). Lo más difícil para mí ha sido atreverme a no ocultar las dudas que siempre surgen durante el proceso creativo, dudas que hay que poner encima de la mesa y transformarlas en algo constructivo. A larga, este ejercicio te aporta una autoconfianza muy interesante. También supone un esfuerzo —un esfuerzo positivo— contagiar a los demás la pasión por el teatro; cuando consigues inocularles el virus lo siguiente que hay que hacer es pelear para mantenerlo vivo.

Para mí, hacer teatro es trabajar en equipo; esto no significa que todo el mundo decida sobre todo, pero sí intento que las responsabilidades sean compartidas y estén bien definidas.

«Soy un director exigente que nunca pierde de vista la palabra ‘equipo'»

¿Y qué es lo mejor?
Personalmente, seguir emocionándome con todo lo que ocurre sobre el escenario y sentir la pasión que el equipo pone. Es una magia, un misterio que me conmueve y me fascina. Cuando se produce la catarsis entre público y actores sabes que lo has hecho bien.

¿Si no fueras actor y director, qué serías?
Uf, tengo ya suficiente edad como para saber que no podría hacer otra cosa. Si pudiese elegir otra vida, no sé… Me apasiona la astrofísica, todo lo relacionado con el universo; supongo que intentaría mezclar esa pasión con algo artístico. (Risas).

De forma oficiosa, Juan Ceacero, de 37 años, ideó ‘Cluster’ a modo de despedida de su juventud © Luz Soria

Dicen que Madrid ha sido una isla viva y un ejemplo para el teatro en el mundo. ¿Tú también le habrías dado la Cruz del 2 de Mayo a Isabel Díaz Ayuso?
(Risas). Hemos vivido en una isla, desde luego. Es cierto que en Europa los teatros llevan cerrados más de un año, como cierto es que han tenido apoyos económicos reales. Creo que esta afirmación, lo de la isla, enmascara otra realidad, la de «no os cerramos el teatro porque no vamos a daros dinero para que salgáis adelante». Hemos abierto, sí, pero con todas las restricciones y sin haber recibido ningún tipo de ayuda. Y por lo demás, mis opiniones políticas me las guardo para mí. Solo me mojo por mi trabajo.

¿Cómo sería la vida sin teatro? «Si no existiera el teatro no existiría la humanidad y tendríamos que inventarlo»

‘Cluster’ o qué fue de nuestros sueños © Luz Soria

0%