Días de NFT’s y reencuentros

Semíramis González
Fotografía: BORJA SANDOVAL

El arte contemporáneo tiene un problema gordo y es que, a poco que te descuides, el genérico ‘contemporáneo’ puede peinar venerables canas y sufrir artritis reumatoide. Quizá por eso nos gustaría que alguien se atreviese a rizar el rizo implantando definitivamente el apellido contemporáneo-contemporáneo, término que bien podría excluir de su olimpo a toda obra con, por ejemplo, más de diez años [se admiten otras propuestas]. Después de todo, nosotros no tenemos la culpa de que el mundo gire cada vez más acelerado.

Llega a la capital de este reino la decimosegunda edición de JustMAD, la feria de arte emergente, contemporáneo-contemporáneo, más excitante y apetecible de España. De la mano de la comisaria independiente Semíramis González (Gijón, 1988), directora artística de JustMAD y la lisboeta JustLX, nos aventuramos ahora en el futuro del arte —siempre cambiante y fascinante— para concluir que medio ambiente y feminismo comparten foco con los recién llegados NFT’s y las nuevas tecnologías aplicadas a la creación. Pon una feria en tu vida.

¿Qué hace una asturiana como tú nadando en el proceloso océano del arte contemporáneo?
Estudié Historia del Arte en la Universidad de Oviedo y después el Máster en Historia del Arte Contemporáneo y Cultura Visual del Museo Reina Sofía. Ambos me ayudaron a conocer mucho más de cerca la creación contemporánea y actual, así que me lancé a escribir y a trabajar con artistas y, desde entonces, no he parado. Es un reto maravilloso.

Tras el éxito de visitantes y ventas alcanzado en la pasada edición, Semíramis González, directora artística de la feria JustMAD —del 8 al 11 de julio en el Palacio de Neptuno de Madrid— pone este año el foco en las nuevas tecnologías aplicadas al mercado del arte y en los NFT (Non-Fungible Tokens) o archivos digitales inimitables, no fungibles, en este caso obras de arte, que se compran y revenden principalmente mediante criptomoneda © Borja Sandoval

¿Qué tipo de niña fuiste?
Fui una niña muy soñadora e imaginativa; los libros, que devoraba, alimentaban absolutamente mi mundo. Los libros son joyas que hay que cuidar y proteger, para mí han sido vitales en mi labor como curadora.

«De pequeña no tenía tan claro que quisiera dedicarme al arte, pero cuando lo descubrí, en el bachillerato, el flechazo fue inmediato»

Tu nombre es una absoluta declaración de intenciones: diosa de la fertilidad y la belleza. ¿Qué es lo mejor y lo peor de tener un nombre tan singular?
Lo mejor y lo peor es que siempre te recuerdan. (Risas). El nombre Semíramis tiene mucha fuerza, es muy sonoro, y nada común. A lo largo de los años me lo he ido encontrando en películas, en una obra de Calderón de la Barca, en una ópera de Verdi o en una pintura de Degas en el Museo d’Orsay; eso siempre me ha gustado.

Miguel Scheroff, ‘Gospel de medianoche’ (2021), Renace Contemporary Art; acrílico y spray sobre lienzo, 200 x 170 cm © JustMAD

Comisaria independiente por voluntad propia. ¿Mejor sola que mal acompañada?
La labor del comisariado puede parecer, a priori, muy solitaria, pero lo cierto es que siempre estás trabajando con gente nueva, nuevos artistas, instituciones, museos, equipos… Es un trabajo creativo constante que cambia con cada proyecto.

«Para mí es un privilegio y una suerte tremenda poder dedicarme a esto porque constamente estoy absorviendo nuevas ideas»

Tus proyectos practican el feminismo como metodología y estrategia. ¿El mercado del arte está en manos del género masculino?
El mundo entero es desigual. En nuestro sector, nosotras suponemos entre el 70 y 80 por ciento de graduadas en Bellas Artes, pero no llegamos al 30 por ciento al frente de ferias de arte, en la dirección de museos o en la de los grandes premios.

«La gran conquista pendiente es reconocer y denunciar que la no presencia de las mujeres en el mercado del arte es algo antidemocrático. Las mujeres no somos un colectivo, somos la mitad de la humanidad. Si no se nos incluye se está apostando por una cuota, la eterna cuota: la masculina»

Kristina Stuokaite — ‘Sentido social I’ (2016), East_Art Space; tinta sobre papel, 70 X 100 cm © JustMAD

¿Cómo llegas a JustMad y qué te encontraste al llegar?
Llegué a esta feria cuando ya era una cita consolidada, con nueve ediciones apostando por el arte emergente y con el apoyo de las galerías más interesantes y jóvenes. JustMAD ya era una cita asentada y reconocida en el sector. Desde que me incorporé, hemos apostado por facilitar la compra de arte a todas las edades y por posicionar la feria a través de temas de debate actuales como la sostenibilidad, la emergencia climática, la igualdad de género, el mercado de arte digital o los NFT’s, entre otros.

«JustMAD busca ser vanguardia real a través del arte más vivo, el arte de nuestro tiempo»

Nos consta que es complejo de explicar en pocas palabras, pero ¿qué son los NFT’s? ¿Han llegado para quedarse?
Creo que son una forma de acercar la venta de arte a nuevos públicos, facilitando también a los artistas el control de su trabajo. Son algo a explorar, desde luego, sin volvernos locos y al margen de la especulación. 

¿Cómo se detecta un talento emergente?
En el caso del arte, con mucha educación visual.

«Saber mirar exige una educación constante»

Y también con muchas obras vistas a lo largo de los años. Cuando cumples estos dos requisitos sabes si lo que tienes delante es una buena obra, una obra de su tiempo.

Giacomo Bevanati — ‘Minòtauros Mask’ (2018), Lariot Collective; cable de acero tejido a mano, 50 x 55 x 25 cm © Jo Fetto / JustMAD

Redes sociales y arte contemporáneo. ¿Sí o no? ¿Es compatible ser un artista con un discurso coherente y publicitarse a través de las redes sociales?
Sí, de hecho todos, o prácticamente todos, lo hacen ya. Especialmente a través de Instagram, que se ha convertido en una plataforma fundamental de difusión no solo para artistas, también para galerías y museos.

Hablemos del vil metal. ¿El éxito de una feria se mide exclusivamente en el volumen de ventas?
Desde luego, digan lo que digan.

«Las ventas son la parte fundamental de cualquier feria»

Yo siempre digo que el cliente de una feria son sus galerías, pero una feria solo se vuelve profesional y se consolida cuando consigue que coleccionistas importantes compren en ella y vuelvan año tras año. En esto, nuestra propuesta es un ejemplo perfecto.

«Si una feria como JustMAD no hubiese aglutinado galerías y propuestas interesantes, así como a coleccionistas fieles, no celebraría este año su duodécima edición»

Olga de Dios — ‘Spray Cocktail Party #17’ (2020); acrílico sobre madera, 81 x 100 cm © JustMAD

Maldita pandemia. ¿Todo controlado?
Como en nuestro día a día, la feria respetará las distancias, habrá limpiezas a fondo diarias y desinfecciones continuas, pero con el alicente de que ya estamos más cerca del fin y la certeza de que los espacios culturales son lugares seguros.

«Podremos disfrutar del arte y de la feria con todas las medidas de seguridad, pero de lo que más disfrutaremos sin duda será de poder reencontrarnos»

Eres la directora artística de JustMAD y JustLX, en Lisboa. ¿Ferias gemelas o mellizas?
Son dos ferias muy distintas. En el fondo, cada una responde al mercado de su país. En Portugal hay mucho coleccionista internacional que vive en la zona, y en Madrid mucho internacional que viene a las ferias que se celebran en estas fechas. Son distintos mercados, cada una tiene su propia esencia.

Semíramis González o la mirada educada © Borja Sandoval

Comisaria, directora, ¿coleccionista?
Coleccionista no soy. He comprado algunas obras en estos años, no sin esfuerzo y mucha pasión, pero como algo puntual, nunca con mentalidad de coleccionista.

«Eso sí, es un lujo tener una pintura en casa y poder mirarla y descubrir algo nuevo cada vez que la observas, nuevas lecturas, nuevas miradas»

Eso no lo da una lámina de 20 euros. Por eso yo animo a la gente a que se lance a comprar arte, porque lo que te devuelve es incalculable, es pasión.

«Tener arte en casa es bueno para la salud»

¿Por qué nadie debe perderse JustMAD 2021?
Porque volver a reencontrarse, poder disfrutar de la gente, las galerías y las obras es impagable. ¡Os esperamos!

Cesc Abad — ‘Acrobat’ (2021), Galería Trinta; acrílico sobre lienzo, 150 x 130 cm © JustMAD

0%