Reina y constante

Elia Galera
Fotografía: VALERO RIOJA

Resulta contradictorio, pero no todo el mundo puede presumir de haber sido ‘La mujer más fea del mundo’. Ella sí. La cinta dirigida por Miguel Bardem en 1999 fue el trampolín que hizo que Elia Galera (Madrid, 1973) diese el salto definitivo a la interpretación. Desde entonces, no ha dejado de trabajar en la que es su gran vocación. El empeño, poco a poco, fue trayendo recompensas hasta hacer de su cara guapa una de las más conocidas de nuestra televisión —’Hospital Central’, ‘Los misterios de Laura’, ‘Acacias 38’, ‘El Príncipe’ o ‘La caza: Monteperdido’— y nuestro cine, industria en la que se ha curtido a las órdenes de grandes como Agustín Díaz Yanes, Carlos Saura, Gracia Querejeta o Chema de la Peña.

Hoy vuelve a nuestras vidas interpretando a la reina Sancha de León —Sancha ‘la bella’— en la segunda temporada de ‘El Cid’ (Amazon Prime) y tiene pendiente el estreno de ‘Pan de limón con semillas de amapola’, de Benito Zambrano. Constancia, constancia y constancia.

¿Lo tuyo por la interpretación viene de siempre?
En mi familia no hay nadie que se dedique a esto. Yo fui la pionera con un ‘mamá; quiero ser artista’, imagínate cómo cayó la noticia. (Risas). Les hice caso y primero estudié Relaciones Laborales. Con unos compañeros monté un despacho nada más acabar la carrera. La verdad es que fue toda una experiencia. Pero, claro, la vocación seguía ahí. Uno de los socios del despacho estaba muy relacionado con el cine y no dejaba de animarme para que probase suerte. La vocación pedía paso. Entonces, un buen día, se cruzó en mi vida un casting en el que buscaban a ‘La mujer más fea del mundo’. Así empecé. Durante un tiempo, por miedo a dejar el despacho, compaginé las dos profesiones, hasta que llegó el momento en el que decidí arriesgar y meter los dos pies en el mismo tiesto. Y hasta hoy.

«Sigo enamorada de la interpretación, que es una profesión de todo menos fácil»

Si Sancha de León (1018-1067) levantase la cabeza aprobaría sin dudar la elección de Elia Galera como intérprete de su vida en ‘El Cid’ © Valero Rioja

¿Cuáles son, desde tu experiencia, las caras buena y mala de la interpretación?
Cuando estás en activo, trabajando duro y poniendo toda tu pasión en lo que más te gusta, no hay nada que compense más. Lo duro es la inestabilidad laboral que conlleva la profesión, el no saber si te volverán a llamar.

«De repente tienes mucho trabajo, pero al día siguiente el teléfono deja de sonar. Ahí es cuando empiezas a comerte la cabeza y a preguntarte si la interpretación se habrá acabado para ti. Cuando no hay trabajo uno tiende a machacarse pensando que ya no vale. Es como si dejarás de existir y todo lo que has hecho hasta ese momento no sirviese para nada. Es muy duro»

Lo importante es saber aguantar, seguir poniendo toda tu energía en el empeño y no desistir. Al final, lo único que te mantiene a flote es la vocación.

Protagonizada por Jaime Lorente (‘La casa de papel’, ‘Todos lo saben’), ‘El Cid’ puede disfrutarse en 240 países y territorios de todo el mundo a la vez. Un milagro llamado streaming © Amazon Prime

¿Qué buen consejo le darías a alguien que quiera dedicarse a esto?
Lo más importante es tener la cabeza muy bien amueblada y que la vocación sea real, y luego hay trabajar mucho poniendo todo el empeño.

«Cuando no hay trabajo hay que aprovechar los parones para seguir formándote, es como ir al gimnasio del actor para que el musculo de la interpretación no se te atrofie»

Y, por encima de todo, no hay que desfallecer.

¿Las plataformas de streaming están salvando la industria cinematográfica?
Gracias a las plataformas estamos asistiendo a una mejora considerable en los proyectos hechos para disfrutar a través del televisor, ahora hay muchísima calidad.

«Antes, los actores que hacían cine renegaban de la televisión porque la veían como un medio denostado; todo lo contrario de lo que ahora ocurre gracias a las producciones de calidad y a que la televisión está generando bastante trabajo»

El cine es romántico y mágico, pero yo, sin dudar, me quedo con el teatro. El teatro es donde un actor lo da todo a cada instante, sin cortes.

«El cine y la televisión requieren mucha técnica, pero es en el teatro donde un actor se mide de verdad»

Sancha ‘La bella’, de la dinastía astur-leonesa, interpretada por ‘La mujer más fea del mundo (que nunca lo fue)’ © Amazon Prime

¿Es el teatro tu asignatura pendiente?
Sí. Estoy pendiente de esa obra y ese texto maravillosos que merezcan mucho la pena, que me llenen y me atraigan absolutamente. En este punto soy muy exigente.

¿Qué es lo primero que te viene a la cabeza si piensas en los días de ‘La mujer más fea del mundo’, la película que te situó en la órbita?
Con la perspectiva que da el tiempo, creo que no estaba lo suficientemente preparada como actriz porque venía de un mundo muy distinto. De hecho, lo primero que hice al acabar la película fue matricularme en la escuela de interpretación de Juan Carlos Corazza.

«Hoy, cuando miro hacia atrás, pienso que fue una pena no haber sido más consciente de lo que estaba viviendo en los días de ‘La mujer más fea del mundo’. Recuerdo todo aquello como si hubiese sido un espejismo»

Fue muy bonito porque entré en un sueño, pero no estaba preparada para disfrutarlo al cien por cien. Por encima de todo, siempre estaré muy agradecida a esa película porque fue la que hizo que hoy esté aquí.

Elia Galera o la serenidad de los 48 años © Valero Rioja

Háblamos de ‘Pan de limón con semillas de amapola’, tu nueva película. ¿Cómo ha sido trabajar con el gran Benito Zambrano?
Es un director que me encanta porque hace ese tipo de cine que a mí siempre me gusta ver. Le sigo desde los tiempos de ‘Solas’. Entiende a los actores, se pone en nuestra piel y nos cuida mucho.

«Benito Zambrano es un gran director de actrices, se le da especialmente bien escribir para mujeres porque se desenvuelve perfectamente en nuestro universo»

De hecho, en el reparto de ‘Pan con limón’ casi todas somos mujeres. Ha sido una experiencia muy buena. Benito sabe muy bien lo que quiere, pero siempre está abierto a lo que los actores proponemos.

‘Pan de limón con semillas de amapola’, la nueva de Benito Zambrano, protagonizada por Elia Galera y Eva Martín © Filmax

¿Cuál sería tu director o directora pendiente?
Me encantaría estar a las órdenes de Fernando León de Aranoa (‘Un día perfecto’, ‘Los lunes al sol’, ‘Barrio’) porque, al igual que Benito, hace un cine que me gusta ver. Otro con el que me gustaría trabajar es Jaime Rosales (‘La soledad’, ‘Las horas del día’). Estoy muy abierta a conocer a nuevos directores, a jóvenes talentos.

«Me interesa el cine social, el que remueve conciencias»

La finalidad última del arte es modificar a quien lo recibe, por eso me gustan los personajes e historias que aportan.

Si pudieras ‘robar’ un personaje, ¿cuál sería?
Me fascina Frances McDormand en ‘Nomadland’, la complejidad de su personaje y la sencillez con la que lo desarrolla. Otro personaje que me encanta es el que interpreta Kate Winslet en la serie ‘Mare of Easttown’, ¡vaya papel maravilloso’. Tampoco me hubiese importado ser alguna de las protagonistas de ‘Big Little Lies’. (Risas).

Elia Galera, actriz emponderada © Valero Rioja

¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles de Elia Galera?
Soy muy trabajadora. El talento es necesario, pero hay que trabajarlo de forma constante y yo lo hago. ¿Mi defecto?

«Cuando no veo muy claro un papel me cuesta confiar en el proyecto; es algo que —lo reconozco— tengo superar. Tengo que aprender a dejarme llevar más»

¿Qué tal convivimos con la fama?
Nunca he vivido lo que se dice un boom, quizá porque empecé tarde. El cine no da tanta fama o popularidad como la televisión. He trabajado en series muy populares, pero nunca he tenido que esconderme, mi vida siempre ha sido normal. La gente que se me acerca lo hace con respecto. Alguna vez me han abordado mientras cenaba y pedí que, por favor, esperasen a que terminase —por respeto a los conmensales que me acompañaban— y no hubo problemas; la gente lo entendiende.

¿Qué balance haces de tu carrera a día de hoy?
La verdad es que no me puedo quejar.

«He vivido años duros, pero —de una forma u otra— siempre me han pillado trabajando»

‘El Cid’ T2 © Amazon Prime

0%